viernes, 23 de junio de 2017

#CGT apoya la querella contra Billy el niño



CGT continuará trabajando contra las injusticias y dando apoyo a las víctimas para lograr “Verdad, Justicia y Reparación”.
Gabinete de prensa del Comité Confederal de la CGT
Como miembro de la CEAQUA, la Confederación General del Trabajo (CGT) ha apoyado la presentación de querellas en el Estado español  contra el expolicía José Antonio González Pacheco, un torturador del franquismo más conocido como Billy El Niño.
En la mañana de hoy miércoles se ha presentado una querella contra González Pacheco, y otros dos policías más, por las torturas que sufrió durante los años 70 Luis Suárez-Carreño. En este sentido, la CGT cree que es necesario tras más de 40 años del “supuesto” fin de la dictadura, que los delitos que cometieron estos criminales al amparo del régimen del dictador Francisco Franco sean juzgados de una vez.
Dentro del compromiso que la CGT mantiene con la Recuperación de la Memoria Histórica, se lucha actualmente por hacer efectiva la demanda “Verdad, Justicia y Reparación”, trabajando incansablemente en la denuncia, que ya interpusimos en Argentina, y la difusión de toda la información sobre el trabajo esclavo de los presos y presas del franquismo.
La CGT además ha anunciado que llevará ante los tribunales de justicia a las grandes fortunas surgidas en el franquismo y a las empresas públicas que durante todos esos años de persecución, humillación y muerte se beneficiaron del trabajo de miles de personas presas, regocijándose del padecimiento y el sufrimiento que causaron.
22·06·2017 · redaccion

#CGT : #Ferrovial Servicios demanda a su Comité de Empresa


La multimillonaria Ferrovial Servicios ha demandado al Comité de Empresa conformado por los sindicatos CGT, SF, USO, UGT y CCOO, por la convocatoria de una huelga y le reclama más de 1.780.000 euros por las pérdidas que supuestamente tuvo la empresa durante las jornadas de paro de la plantilla.

CGT - Comunicación
El juicio ha sido suspendido y todas las partes han sido convocadas para una nueva vista el próximo 13 de julio.
Los sindicatos explican que en 2008, tras decidirse en una asamblea de trabajadoras ir a la huelga, en el último momento se logra desconvocar debido a que un delegado retiró su apoyo a la decisión. En esta ocasión, para que no volviera a darse una situación similar, fastidiando la lucha sindical de la plantilla, los cinco sindicatos que conforman el Comité de Empresa han convocado la huelga de manera unilateral. La empresa de Florentino Pérez entiende que esto no es legal y reclama la cantidad de 1.780.000 euros a los sindicatos en concepto de “huelga ilegal”.
Este miércoles 21 de junio, estaba previsto que se celebrara el juicio por esta cuestión en la Audiencia Nacional pero finalmente se ha suspendido. El juez ha propuesto al comienzo de la vista “empezar desde cero” a ambas partes, porque “la situación está muy enquistada y es la mejor manera para llegar a un acuerdo”. Dicho esto, ha dado tres opciones a los abogados de la empresa y a los de la plantilla: celebrar el juicio, esperar a que la plantilla tome una decisión en asamblea o empezar de cero “para que no haya vencedores ni vencidos”.
Según declaraciones de Esther Sánchez, delegada de CGT en Ferrovial, a principios de año, y después de 14 meses de dura negociación con la empresa, las trabajadoras y trabajadores decidieron ir a la huelga si Ferrovial no aceptaba una serie de puntos imprescindibles para que la plantilla pudiera desarrollar un trabajo de calidad y vivir dignamente. Actualmente no existe acuerdo y la negociación se ha estancado a pesar de que el pasado 1 de junio la plantilla aceptó retomar las negociaciones, incluso con compañeras y compañeros despedidos por esta causa.
El abogado de CGT, Raúl Maíllo, ha declarado a la salida de la Audiencia Nacional que la actitud de Ferrovial es una clara contramedida hacia la organización de la plantilla y la negociación colectiva del convenio. Desde CGT se entiende que el pleito no tiene argumentación jurídica y debería ser desestimado.

@ArteYAnarquia : Acción callejera de Mujeres Creando, Bolivia.

PINCHA EL ENLACE:

jueves, 22 de junio de 2017

#Marruecos • La represión es incapaz de quebrar el movimiento

IZQUIERDA REVOLUCIONARIA

¡La rebelión del Rif debe extenderse! ¡Hay que derribar a todo el régimen!
La noche del 28 de octubre de 2016 un pescadero, Mohsen Fikri, fue asesinado en Al Hoceima (en la región del Rif al norte de Marruecos) después de un control policial. Las impactantes imágenes de su muerte desencadenaron uno de los movimientos de protesta más grandes de Marruecos desde el Movimiento 20 de Febrero en 2011. Desde entonces se han sucedido las movilizaciones y han comenzado a estructurarse en torno al “Hirak” (Movimiento). Su principal líder, Nasser Zefzafi, fue detenido el domingo 30 de mayo con el pretexto de interrumpir la oración de un imán en la mezquita Al-Hoceima.
Posteriormente se sucedieron las manifestaciones espontáneas de solidaridad en la ciudad y en otras partes, especialmente en Casablanca y Rabat. Después de las manifestaciones del sábado pasado en Al Hoceima, el fiscal general del rey anunció el arresto de 22 activistas del movimiento Hirak, aunque otras fuentes sitúan la cifra en 70 personas, que fueron acusadas de cometer ofensas, como “amenazar la seguridad interna del Estado” o la “humillación de los símbolos del país”. Las manifestaciones continuaron el domingo bajo la consigna: “¡Que nos detengan a todos, todos somos activistas!”.
En un video que circuló en AJ+ un manifestante explicaba: “Al Hoceima está rodeado, por tierra y por aire. Las fuerzas represoras asaltan las casas y obligaban a las personas a salir por la fuerza, como si estuvieran en Tel Aviv o Gaza”. Todas estas medidas represivas no están siendo capaces de poner fin al movimiento social iniciado el pasado mes de octubre, pero se teme que el régimen utilice la fuerza recurriendo al estatus especial de la provincia de Al Hoceima. La región ha estado bajo dominio militar desde la insurrección de 1958-1959 por miedo a que el movimiento insurreccional pudiera extenderse por todo el Rif.
La elite gobernante teme, no obstante, que la rabia se extienda más allá del Rif y que la lucha de Al Hoceima sea un ejemplo. Un activista moderado, Mohamed Alami Berrada, explicaba el 29 de mayo en la web Media24: “En Casablanca donde vivo he escuchado durante varias semanas expresiones de ira en los taxis y cafés, pero también entre las clases medias atrapadas por los créditos, gastos familiares, educación, médicos y los ingresos que no aumentan (…) Los rifeños han sido los primeros en reaccionar pero estoy casi seguro que si la creación de empleos no despega, a corto plazo veremos emerger a varios Zefzafi en todos los distritos de las zonas urbanas con alto nivel de desempleo. Y existe el riesgo de que Nasser sea el más dulce de todos…”. Después da la siguiente cifra: “Cada año 300.000 jóvenes entran en el mercado laboral, compitiendo por sólo 30.000 empleos que se crean como media anual, es decir, cada años hay 270.000 nuevos jóvenes en paro”.
Desarrollo del movimiento
Desde las movilizaciones espontáneas de octubre de 2016, el movimiento se ha estructurado y ha desarrollado su lista de reivindicaciones. El movimiento Hirak exige que la investigación por la muerte del joven Mouhcine Fikri revele a todos los implicados y que ésta se desclasifique rápidamente. También quiere claridad sobre las muertes de cinco personas en las oficinas del Banque Populaire después de las manifestaciones del 20 de febrero de 2011. Defiende la liberación de todos los prisioneros políticos del Rif, los pequeños cultivadores de cannabis de la región y la desaparición de la dahir de 1958 que convirtió Al Hoceima en una zona militar.
Sus activistas también denuncian el “bloqueo económico” al que está sometida la región, además de la “extensa corrupción” y los “poderosos grupos de presión que gangrenan” la pesca y el sector agrícola por ejemplo, mientras que los pequeños pescadores trabajan sin ninguna protección social. Exigen la construcción de una universidad multidisciplinar e institutos de formación, la extensión de la red de escuelas, institutos y liceos, la apertura de nuevas secciones técnicas y científicas, etc., Con relación al sector sanitario, los activistas piden la construcción de un hospital y clínicas comunitarias, además de un centro para discapacitados.
El movimiento reivindica la construcción de una biblioteca pública, un centro cultural, un teatro, un conservatorio, pero también la terminación del proyecto museo del Rif. Acusa a los servicios administrativos de corrupción y de servir a unos cuantos grupos de presión estatales, demanda el cese inmediato de las “expropiaciones no justificadas en nombre de los intereses generales”, además de la “confiscación de las tierras colectivas”. Otras demandas son el reclutamiento de los residentes locales para el servicio civil local y la adopción del Amazigh como lengua del gobierno local.
¡Hay que derribar al régimen!
La mayoría de las demandas tratan de problemas a los que se enfrenta todo el país y pueden ser adoptadas en otras partes para desarrollar un poderoso movimiento social capaz de evitar el aislamiento regional de la lucha, y buscar apoyo entre las masas en el resto del país. También hubo protestas en centros urbanos como Rabat y Casablanca el pasado mes de octubre, y este último fin de semana han sido masivas, demostrando el potencial que existe para unificar la lucha: las cuestiones en juego van más allá de las divisiones culturales y étnicas que el gobierno ha utilizado constantemente para debilitar la resistencia social, tanto ayer como hoy.
Esta lista de demandas representa la base para la discusión que podría ampliarse incluyendo el retorno de los subsidios para las necesidades básicas (gas, combustible, harina, azúcar, etc.,) y la imposición de un salario mínimo decente. Con la organización de comités de lucha democráticos en todo el país, estas demandas podrían desarrollarse para promover la implicación de las masas de trabajadores y pobres. La organización de estos comités democráticos dificultaría la tarea de las fuerzas represivas del Estado, organizando la defensa del movimiento.
Como explicamos en un artículo después de la trágica muerte de Mohsen Fikri: “Los comités locales de lucha en los centros de trabajo y barrios serían un lugar ideal para discutir colectivamente las demandas del movimiento. Servirían también para desarrollar su organización y estrategia hacia el derrocamiento del régimen despótico de Mohammed VI, y finalmente convocar una asamblea constituyente revolucionaria que reuniese a representantes elegidos democráticamente de estos comités.” El movimiento que se extendió por la región en 2011 ha demostrado ya que este proceso tiene la capacidad de influir en la arena internacional. También durante ese período las organizaciones islamistas se encontraron temporalmente “asfixiadas” por la actividad unificada de las masas.
Sin embargo, debemos aprender de las luchas pasadas que llegaron a un callejón sin salida que benefició a las fuerzas imperialistas, a los déspotas locales y a los islamistas reaccionarios. El movimiento simplemente no puede detenerse cuando la figura dirigente sea derrocada: el que debe ser derrocado es el sistema capitalista. Solo la nacionalización democrática de sectores clave de la economía permitiría el establecimiento de una economía socialista planificada de acuerdo con las necesidades de toda la población, en contraste con planes como “Emergencia”, “Emergencia II” o “aceleración industrial” del régimen Makhzen que ha tenido el efecto de enriquecer sólo la base social del régimen. Sobre esta base también finalmente será posible encontrar una solución armoniosa a la cuestión nacional y a la opresión de la población amazigh, basada en la autodeterminación de todos los pueblos y la solidaridad de los trabajadores.
Como demostró recientemente la huelga general en la gobernación de Tataouine en Túnez, las condiciones materiales que causaron la insurrección de masas y el proceso de revolución y contrarrevolución en la región en 2011 aún persisten.
¡Todos somos Mohsen Fikri!
¡No a la represión de los movimientos sociales!
¡No a la impunidad del Estado. No a la opresión social y cultural!
¡Huelga General para derribar al régimen!
¡El poder para los jóvenes y trabajadores!

#REINOUNIDO: El incendio de la Torre Grenfell deja al descubierto a todo establishment británico



IZQUIERDA REVOLUCIONARIA


Cuantos más detalles se conocen y aumenta la lista de muertos, más claro se nuestra lo terrible que ha sido el desastre. El fuego se extendió a una velocidad espantosa y los testigos describen escenas sobrecogedoras de personas desesperadas intentando escapar.
Es una enorme tragedia para la comunidad. Han muerto niños y tres generaciones de una misma familia. Pero en lugar de estar desgarrada, la población se ha unido en una notable muestra de solidaridad humana, apoyo mutuo, recogida de donaciones de productos de primera necesidad y dinero, organización de alojamientos de emergencia y coordinación de la ayuda.
El heroísmo, el coraje y el sacrificio de los servicios de emergencia y de los residentes locales han sido increíbles. ¿Quién puede permanecer indiferente ante las escenas de los bomberos aplaudidos cuando se retiraban del escenario de la tragedia? Y, naturalmente, ha sido mucho más efusiva la simpatía con los vecinos y las familias afectadas, con grandes donativos de dinero, ropas, ropa de cama, juguetes, pañales, etc. La verdadera cara de la humanidad se ha podido ver en esta solidaridad.
Pero al mismo tiempo hay mucha rabia. Con el ayuntamiento, con la empresa de gestión de la vivienda, con los contratistas encargados de la remodelación, con el gobierno y con el sistema en general. Muchos residentes están seguros de que la lista de muertos será mucho más elevada y que se están ocultando datos.
No sólo lo dice el Socialist Party y otros activistas, los vecinos también afirman que esta tragedia tiene mucho que ver con las diferencias de clase entre ricos y pobres, y con el desprecio arrogante por las vidas de la clase trabajadora. La comunidad afectada es muy diversa, muchos son negros o asiáticos y viven en zonas obreras pobres junto a las áreas más prosperas de los super-ricos.
Después de años de ser ignorados por el ayuntamiento, algunos de los inquilinos que denunciaron la seguridad de incendios del bloque destruido han muerto en esta barbarie. Dos mujeres que fueron amenazadas por el ayuntamiento con medidas legales están desaparecidas, presumiblemente muertas. En su campaña para denunciar la seguridad se enfrentaron a multitud de obstáculos, incluido el recorte de la ayuda legal que recibían y que supuso que no pudieran permitirse tener representación legal. Pero han dejado un legado por escrito.
La responsabilidad del ayuntamiento
El enfado es enorme ante la aparente arrogancia del ayuntamiento y su ineptitud para responder a la crisis. Dos días después del desastre, el ayuntamiento y el gobierno apenas habían hecho acto de presencia, todo fue organizado por la comunidad.
Se han donado más de 5 millones de libras, una cantidad asombrosa, pero es una ridiculez con las reservas que tiene el ayuntamiento de Kensington y Chelsea. Según sus cuentas tiene 300 millones de libras en reservas inmovilizadas. Ha tenido un superávit anual de 15 millones de libras en concepto de vivienda, 54 millones de libras en alquileres y tasas de servicio y un gasto de 40 millones de libras en Lhousing, que se añade a las reservas. Y han ahorrado 5.000 libras del revestimiento y 200.000 libras de los extintores.
Esto sucede en un ayuntamiento cuyo segundo de abordo es miembro del gabinete para la vivienda, Rock Feilding-Mellen, que posee una finca familiar en Gloucetershire con una fuente de un solo chorro de 300 pies, ¡la fuente más alta del mundo! El realojamiento de los afectados ha sido un escándalo, y los supervivientes están dispersos por diversos hoteles. ¡En la Segunda Guerra Mundial las familias afectadas por los bombardeos fueron realojadas en 24 horas!
Lo más escandaloso es que ahora se ha sabido, gracias al parlamentario David Lammy, que a los supervivientes que no han querido ser realojados en otras zonas del país, por ejemplo en Preston, ¡se les está amenazando con ser declarados sin techo por propia voluntad!
Si esto continúa el enojo de la población aumentará. Al ayuntamiento y al gobierno les están aconsejando que cambien la política de vivienda, así ningún residente correrá el riesgo de perder su derecho a ser alojado si se niega a un alojamiento que no es adecuado.
La cara de los Tories
La verdadera cara de los Tories como representantes de la clase capitalista ha quedado al descubierto. La respuesta de Theresa May sin ninguna empatía por las víctimas es sólo un ejemplo. La gente está compartiendo masivamente el video de Boris Johnson sentado en el Ayuntamiento burlándose de las quejas sobre los recortes del servicio de incendios.
Igual que el artículo y discurso de David Cameron alardeando de que iba a “matar la cultura de la seguridad”. “Quiero que 2012 pase a la historia no sólo como el año de las Olimpiadas o el año del Jubileo de Diamante, sino como el año en que nos deshicimos de esas cosas que representaban demasiada pérdida de tiempo para la economía británica”. Como decíamos en artículos anteriores, el ministro de vivienda Gavin Barwell, ahora jefe de personal de Theresa May, se saltó escandalosamente las recomendaciones que se hicieron tras el incendio de Lakanal en Southwark en 2009.
No puede ser más evidente que la austeridad mata. Pero este sólo es el último de los siete años de austeridad de gobierno tory. Son décadas de recortes, privatizaciones, desregulaciones, relajación de la planificación, falta de supervisión democrática. Años de ganar dinero reduciendo costes, escatimando, buscando atajos para “ahorrar” y lograr beneficio. The Times informaba de que los gerentes de Grenfell se repartieron 650.000 libras en concepto de salario. Desde Margaret Thatcher a Tony Blair o David Cameron, estamos sufriendo un capitalismo desenfrenado.
Viviendas municipales
El desarrollo de la vivienda municipal fue un paso enorme adelante para los trabajadores, pero la clase obrera tuvo que luchar para conseguirlo. Como hemos explicado en numerosas ocasiones, el gobierno posterior a la Primera Guerra Mundial financió la vivienda municipal en respuesta a las huelgas de alquileres de masas y a la Revolución Rusa. El secretario parlamentario en la Junta de Gobierno Local dijo: “El dinero que vamos a gastar en vivienda es un seguro contra el bolchevismo y la revolución”. El gobierno laborista de 1945 creó el estado del bienestar, incluida la construcción a gran escala de vivienda municipal.
Pero los ricos nunca han aceptado la responsabilidad social de la vivienda y sus representantes políticos han pasado los últimos 35 años desmantelándola. La legislación del Derecho a Compra aprobada por Thatcher en 1980 obligó a los ayuntamientos a vender casas con un gran descuento a los inquilinos. En diez años se vendieron un millón de viviendas. Al mismo tiempo, se introdujeron restricciones del gasto y se redujo la construcción de nueva vivienda municipal. Después en 1988, la Transferencia Voluntaria a Gran Escala permitió el traspaso de viviendas de propiedad municipal a promotores inmobiliarios, proceso que se aceleró masivamente con Tony Blair.
Fue el Nuevo Laborismo el que introdujo la posibilidad de obtener grandes beneficios privados a costa de la vivienda pública mediante la Iniciativa Financiera Privada, e impulsó a las “organizaciones de gestión a largo plazo” (Almos), eliminado el control democrático de la vivienda social y entregándola al sector privado. En 2000 el viceprimer ministro laborista, John Prescott, pronosticó “el final de la vivienda municipal”. Jeremy Corbyn fue uno de los pocos parlamentarios laboristas que se opuso a estas medidas.
El resultado es la ausencia de supervisión y control de los inquilinos o concejales sobre las empresas de gestión. En su defensa pueden alegar que en los consejos hay presencia de inquilinos, pero éstos no tienen ningún poder. Los activistas de la vivienda creen que hay un intento concertado de no reconocer a las Asociaciones de Inquilinos y Residentes en todo Londres.
Ahora los tories quieren acabar con la vivienda social, incluida la desregulación de las asociaciones de vecinos y reducir aún más los planes de control. El resultado neto es que han regresado las condiciones de hace cien años, hacinamiento de personas en condiciones peligrosas, sacrificando la vida de la clase obrera en aras del lucro privado.
Recortes Tories
La misma semana del incendio de Grenfell, The Guardian filtró que el hospital de Charing Cross, que actualmente trata a algunos de los supervivientes, se enfrenta a recortes devastadores que reducirían su tamaño actual un 13%,, hasta convertirlo en la práctica en una clínica.
Junto a los recientes ataques terroristas este horrendo acontecimiento también pone el foco sobre la reducción de la plantilla de bomberos de Londres en 550 efectivos, con el cierre consiguiente de 10 estaciones y la reducción de equipamiento. El alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, debería dar marcha atrás en todos los recortes del servicio de incendios de Londres.
Estos acontecimientos están teniendo un efecto profundo en la conciencia, no sólo con relación al problema de la vivienda, también sobre la forma en que se organiza la sociedad. La rabia se ha expresado en términos de “los ricos y la clase trabajadora”. No es extraño que Jeremy Corbyn sea tan popular en esta zona, no sólo por su respuesta humana, sino debido a la potencial ruptura que representa con la brutal política de austeridad.
Theresa May y los Tories ya estaban en crisis, pero el incendio y la furia de la comunidad local y de la clase obrera podrían profundizar esta crisis y llevarles a un punto crítico. Así como ofrecemos nuestra más profunda simpatía y solidaridad con los residentes de Grenfell y del barrio, los militantes del Socialist Party también proponemos ideas sobre lo que se puede hacer. Defendemos que la organización y la acción de los inquilinos, junto a la acción decidida de los sindicatos, no sólo podrían conseguir que se hiciera rápidamente justicia con los supervivientes de Grenfell y de la comunidad, sino también lograr la seguridad inmediata para todos los vecinos de las torres de bloques y del resto de viviendas.
La convocatoria realizada para congregar a un millón de personas en las calles de Londres el próximo 1 de julio, permitiría a los sindicatos encabezar una manifestación de masas y una acción huelguística coordinada, que podía ser decisiva para incrementar la presión sobre los Tories para que convoquen otras elecciones generales inmediatamente.
El Socialist Party apoya el plan de viviendas de Corbyn pero debería ir mucho más lejos. Es esencial eliminar el ‘impuesto de dormitorio’ para acabar también con el beneficio privado. Una política de vivienda socialista significaría una inversión masiva en vivienda municipal, incluida la reconstrucción de muchas de las ya existentes; control de alquileres que vigile el nivel actual de los alquileres, y la nacionalización democrática de los bancos, la tierra y las empresas de construcción para proporcionar casas seguras, adecuadas y verdaderamente confortables para todos.

Rufián agita la bancada del PP y a Zoido: Le pedimos que dimita por MISERABLE y por irresponsable

#fotografía : 969 - locura

PINCHA EL ENLACE:

miércoles, 21 de junio de 2017

#UPA denuncia el expolio de 20 millones de euros a los cerealistas por una cláusula injusta de Agroseguro



La organización agraria UPA ha denunciado el expolio de 20 millones de euros a los agricultores cerealistas por una “cláusula oculta” en sus pólizas de seguros agrarios. En un año de fuertes pérdidas por la sequía, Agroseguro pretende descontar el coste de la siega en aquellas parcelas donde no se va a cosechar. Los agricultores han calificado esta condición como “tremendamente injusta”, además de que permanecía oculta para los asegurados.

UPA ha denunciado la injusticia que se estaría cometiendo con los agricultores cerealistas asegurados frente a la sequía por una póliza de su seguro agrario. La organización agraria acusa directamente a Agroseguro de querer “hacer negocio mediante una cláusula rastrera”, que le llevaría a apropiarse de 20 millones de euros que corresponden a los asegurados.
La “jugada” de Agroseguro es, según los agricultores, descontar el coste de la siega en aquellas parcelas en las que no se va a cosechar. El “descuento” en el pago de la indemnización sería de 0,16 euros por kilo. “Si consideramos que cerca de 500.000 hectáreas no se van a segar, el monto total del expolio sería de 20 millones de euros”, han explicado desde UPA.
La organización ha asegurado que esta condición –sumada a la obligatoria franquicia del 30%- provocará que muchos agricultores reciban una “indemnización escasa e injusta que no cubrirá en absoluto sus pérdidas, en un año de ruina para el sector del cereal”, con cientos de miles de hectáreas en “siniestro total”. Además, UPA asegura que ni la póliza, ni la tasación de los peritos recogen este descuento, por lo que Agroseguro estaría incurriendo en un “engaño a los asegurados”.
UPA ha exigido a Agroseguro que recapacite y no aplique una medida tan dañina para sus clientes asegurados. También han pedido a la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), dependiente del Ministerio de Agricultura, que “tome cartas en el asunto” y no permita este trato discriminatorio a los cerealistas españoles.
“La mejor promoción para animar a contratar seguros agrarios en la próxima campaña sería que ENESA instara a Agroseguro a devolver el importe de esta cláusula injusta a los miles de agricultores españoles afectados”, han concluido.
Descargar nota de prensa (versión Word)

CCOO anima a colaborar en el desarrollo del documental sobre la vida y lucha de MARCELINO CAMACHO


    CCOO ha editado un nuevo número de Gaceta Sindical en el que se informa del documental que, sobre la vida y lucha de MARCELINO CAMACHO, está realizando la Cooperativa de CINE LO POSIBLE Y LO NECESARIO, y para cuya financiación se acaba de lanzar una campaña de crowdfunding (financiación colectiva).

    19/06/2017.
    Portada Gaceta Sindical
    Portada Gaceta Sindical

    Un interesante proyecto audiovisual que se pretende llegue a la gran pantalla, y que verá la luz gracias al esfuerzo militante y altruista de un equipo de profesionales de reconocida experiencia en radio y televisión, y a la cooperación solidaria de miles de personas y organizaciones que apuestan por reivindicar la vida y trayectoria de Marcelino Camacho, a las puertas del centenario de su nacimiento, como símbolo de la lucha por las libertades, la igualdad y los derechos de la clase trabajadora.
    Un proyecto independiente, autónomo, pero sobre todo cómplice con la memoria histórica y social, para cuya financiación se acaba de lanzar una campaña de crowdfunding (financiación colectiva). Desde CCOO te animamos a difundir esta interesante iniciativa y a colaborar con el desarrollo de dicho proyecto.

    #GREENPEACE: España, en riesgo de desertificación por el cambio climático




    esta ola de calor no es algo anecdótico 🌡️
    Las altas temperaturas que estamos viviendo estos días tienen graves consecuencias sobre el medio ambiente. Si no quieres que nuestro país se parezca cada vez más a un desierto, firma la petición para exigir al Gobierno medidas urgentes contra el cambio climático.
    Actúa!

    Este año estamos viviendo otro comienzo de verano extremo y anómalo, con una ola de calor que anticipa un verano excepcionalmente seco y caluroso.

    ¿Es normal que haga tanto calor?

    La respuesta es que el clima está cambiando a pasos agigantados, y es debido a la actividad humana, sobre todo por el uso del carbón, el petróleo y el gas como fuentes de energía.

    Pero el cambio climático no solo está relacionado con estas temperaturas tan extremas, también está llevando al territorio español camino de la desertificación.

    España es el país más árido de Europa y, si no se toman medidas urgentes, la superficie desertificada continuará creciendo. De hecho, un 75% del territorio español se encuentra en riesgo de convertirse en algo parecido al desierto durante el presente siglo.

    Desde Greenpeace llevamos años pidiendo a los sucesivos gobiernos medidas urgentes que impidan que en España sigan perdiéndose cada año millones de toneladas de suelo fértil, junto con las especies que lo habitan.

    Mientras tanto, el Gobierno sigue apostando por energías sucias que contribuyen al cambio climático como el carbón y ha dejado clara su voluntad de mantener abiertas las centrales térmicas de carbón a toda costa, en contra de los compromisos que asumieron en el Acuerdo de París.

    El Gobierno está preparando una nueva Ley de Cambio Climático y es ahora cuando debemos presionar para que escuchen nuestras demandas. Firma la petición y pídeles que legislen para luchar decididamente contra el cambio climático, reduciendo drásticamente las emisiones de CO2, descarbonizando la economía, eliminando el 'impuesto al sol' y promoviendo el desarrollo de un modelo energético basado 100% en energías renovables.
    Actúa!

    #fotografía - 968 : 99 escalones (#SindicateArt #TresCantos)

    PINCHA EL ENLACE:

    lunes, 19 de junio de 2017

    Promo: #RNtvLucha20

    Garzón: "Hay que echar al PP, cambiar el sistema y construir un Nuevo País"

    RNtv 24. Mujeres Libres

    CGT se adhiere al comunicado de la Coordinadora Antifascista de Madrid tras el desalojo de La Trinchera y la represión de sus militantes



    Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado español han desalojado violentamente el edificio deteniendo a 7 personas a las que se les acusa de “agresiones” y “usurpación”

    La Confederación General del Trabajo (CGT) ha mostrado su apoyo al comunicado de la Coordinadora Antifascista de Madrid tras conocerse la violencia con la que ha sido desalojado el CPO ‘La Trinchera’, en el barrio de Tetuán, la pasada madrugada.

    El edificio abandonado, situado en la calle Infanta de las Mercedes nº 93, había sido recuperado hacía escasos días por esta organización antifascista con el objetivo de llevar a cabo un proyecto de rehabilitación y conseguir darle un uso productivo a través de la reivindicación y la lucha social encaminadas a combatir el fascismo en nuestra ciudad.

    Según la Coordinadora Antifascista de Madrid, este proyecto se ha visto truncado durante la madrugada de hoy por la actuación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado español que han irrumpido de manera violenta e ilegal en el edificio. Una vez en su interior han detenido a 7 personas, una de ellas menor de edad, y han reprimido a otras tantas que se encontraban en ese momento en `La Trinchera’, ocasionándoles heridas y contusiones.

    La Coordinadora Antifascista de Madrid, en el comunicado distribuido a lo largo de la mañana y al que CGT se ha adherido por estar totalmente de acuerdo con lo que esta organización reivindica, condena la permisividad de las autoridades e instituciones con otros colectivos neonazis y fascistas, como Hogar Social Madrid, tolerados y protegidos por policías y jueces.

    Desde CGT, condenamos la actuación de los cuerpos represivos del Estado español contra quienes resisten al capital fomentando redes de solidaridad y apoyo mutuo, y exigimos la inmediata puesta en libertad de las detenidas por entender que al fascismo se le combate sin vacilación.


    viernes, 16 de junio de 2017

    #LIBROS : Moscú bajo Lenin, de Alfred Rosmer





    316 páginas • 15 euros
    La Fundación Federico Engels acaba de publicar la gran obra de Alfred Rosmer, Moscú bajo Lenin, un testimonio extraordinario de los primeros años del poder soviético, de sus dirigentes principales y de los grandes debates que recorrieron la Internacional Comunista en su época heroica. A continuación publicamos la nota escrita por Antonio García Sinde como introducción al libro.
    ***
    Las noticias que a partir de febrero de 1917 empezaron a llegar desde Rusia sacudieron y emocionaron a los trabajadores de todo el mundo. De forma muy especial, los trabajadores de los países europeos partícipes en la guerra imperialista iniciada en 1914, y que durante más de tres años había sembrado el continente de desolación, destrucción y muerte, celebraron con alborozo el levantamiento de los soldados y los obreros rusos en San Petersburgo.
    Primero fue el asombro de saber que el todopoderoso zar de todas las Rusias había sido depuesto y arrestado junto con su familia. Inmediatamente después llegaron noticias de que el gobierno ruso estaba entonces en manos de socialistas. Y nuevas noticias, que electrizaban a los trabajadores de todos los países, informaban de que los obreros de las ciudades rusas habían formado consejos (sóviets en ruso) para decidir por sí mismos sobre todos los asuntos que les afectaban, y que su ejemplo era seguido por los soldados y los campesinos.
    Tras algunos meses de incertidumbre, marcados por los golpes de la reacción y las continuas concesiones de los ministros mencheviques y socialrevolucionarios que, presididos por Alexander Kerenski, intentaban frenar el avance incontenible de la ola revolucionaria, al fin la gran noticia alcanzó todos los rincones del mundo: los oprimidos de todo el Imperio Ruso, encabezados por el Partido Bolchevique, habían tomado definitivamente el poder e iniciaban con audacia y decisión la construcción de un mundo nuevo.
    El movimiento obrero de Europa —los grandes sindicatos y partidos socialdemócratas y laboristas— recibieron las noticias profundamente divididos. Sus afiliados, millones de trabajadores y trabajadoras que habían construido pacientemente los grandes partidos de la Segunda Internacional, simpatizaban plenamente con la Revolución de Octubre, con Lenin, Trotsky y la Internacional Comunista, anhelando seguir los pasos del proletariado ruso. Pero los dirigentes, que habían traicionado abiertamente los principios socialistas apoyando la matanza imperialista y cerrando filas con la burguesía de sus países, veían con desconfianza a los bolcheviques. Y aunque en un primer momento esos mismos dirigentes, ante el entusiasmo generalizado de sus propias bases, tuvieron que refrenar sus críticas al nuevo gobierno soviético, pronto conspiraron junto a la burguesía para derrotar militarmente a la revolución.
    El impacto de la Revolución Rusa llegó mucho más allá de las filas de los partidos y sindicatos que se reclamaban de la tradición marxista. También el movimiento anarcosindicalista y sindicalista revolucionario sufrió una profunda conmoción ante los acontecimientos rusos. La tradicional posición anarquista contra el Estado —que negaba la necesidad de la construcción de un poder proletario organizado sobre unas bases radicalmente distintas a las del Estado burgués— se vio desafiada por la fuerza aplastante de los hechos: sin el poder de los sóviets y sin el Ejército Rojo, la revolución hubiera sido borrada del mapa en cuestión de semanas por la acción combinada de la intervención militar imperialista y el boicot económico.
    La CNT en el Estado español, sectores de la CGT en Francia y una importante capa de los anarquistas rusos, mostraron desde el primer momento no solo un apoyo sincero a la Revolución Rusa, sino una firme voluntad de seguir los pasos de la clase obrera rusa. Muy pronto, destacados dirigentes de estas organizaciones hicieron todo lo posible para viajar a la Rusia revolucionaria y poder así participar en primera línea en la construcción de una nueva organización internacional del proletariado que se plantease como su primera y prioritaria misión extender la revolución por toda Europa.
    Alfred Rosmer y el comunismo
    Uno de los sindicalistas revolucionarios que se apresuró a unirse al bolchevismo fue el autor de este libro. Alfred Griot, nombre real de Alfred Rosmer, nació en Nueva York en 1877, hijo de padres franceses emigrados a Estados Unidos. Siendo todavía un niño volvió a Francia con sus padres, que se instalaron en la periferia sur de París.
    Empezó a trabajar muy joven, y después de varios pequeños empleos se convirtió en corrector de imprenta, trabajo que desempañó a lo largo de su vida. Sus primeras actividades políticas las desarrolló en el seno del movimiento anarquista francés, aunque muy pronto evolucionó hacia el sindicalismo revolucionario y se convirtió en parte del equipo de dirección de La Vie Ouvriére, el periódico de la Confederación General del Trabajo francesa, fundado en 1909 por Pierre Monattte, otra destacada figura del sindicalismo revolucionario francés que también evolucionó hacia el marxismo tras la Revolución Rusa de 1917.
    El estallido en 1914 de la Primera Guerra Mundial fue una verdadera prueba de fuego para las organizaciones obreras. Uno tras otro, los máximos dirigentes de los grandes partidos socialistas y del movimiento sindical cerraron filas con la burguesía de su propio país, apoyaron los presupuestos de guerra e incluso en muchos casos entraron en gobiernos de coalición con las fuerzas de la derecha, traicionando lo que hasta el momento había sido una oposición tajante de las organizaciones obreras a cualquier tipo de guerra imperialista.
    Sólo una exigua minoría de dirigentes socialistas se mantuvo fiel al internacionalismo proletario y llamó a los trabajadores de todos los países a luchar sin tregua contra la carnicería imperialista en curso. Entre estos dirigentes, junto a Lenin, Trotsky, Rosa Luxemburgo o Karl Liebknecht, figuró desde el primer momento Alfred Rosmer, que, aunque no pudo asistir personalmente a la conferencia de Zimmerwald, fue uno de sus más activos propagandistas en Francia. A raíz de su participación en las actividades antibélicas trabó una profunda amistad con León Trotsky, amistad que mantendrían toda la vida a pesar de que sus caminos políticos no siempre transcurrieron por los mismos derroteros.
    Tras el triunfo de la Revolución de Octubre, Rosmer se convierte en uno de los más activos defensores del bolchevismo en el seno de la CGT francesa y forma parte del Comité por la Tercera Internacional de Francia. En mayo de 1920 Rosmer fue elegido por ese Comité como delegado en el II Congreso de la Internacional Comunista, y se trasladó a Moscú. En esta ciudad residiría, en diferentes períodos, hasta 1924.
    Rosmer se convirtió en uno de los principales dirigentes del recién nacido movimiento comunista internacional. Formó parte del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista y fue uno de los principales impulsores de la Internacional Sindical Roja. Al mismo tiempo participó en primera línea en la tarea de construir el Partido Comunista en Francia, ganando para la causa del bolchevismo a los mejores y más combativos militantes anarcosindicalistas y sindicalistas revolucionarios. Sus responsabilidades como dirigente le permitieron ser testigo de primera mano no sólo de los cruciales debates que marcaron la época inicial del desarrollo del movimiento comunista internacional, sino de los pequeños asuntos de la vida cotidiana en los primeros años de la Unión Soviética. La relación personal de Rosmer con Lenin, Trotsky, Bujarin, Lozovski, Rádek y otros muchos protagonistas de la Revolución de Octubre le permiten dibujar un retrato de estos dirigentes completamente opuesto a la imagen falsificada que nos ha dejado como herencia el estalinismo.
    Moscú bajo Lenin
    Su experiencia vital en estos años decisivos, su relación con la Revolución Rusa, con sus dirigentes, su participación activa en los debates y en la construcción de la Tercera Internacional, y su opinión sobre los problemas planteados a la revolución socialista en Europa y en el mundo, forman el contenido de Moscú bajo Lenin, el gran libro que Rosmer escribió en 1952 y que constituye una fuente extraordinaria para conocer unos hechos y a unos personajes transcendentales.
    En esta obra podremos descubrir a un Lenin completamente distinto a la caricatura construida por Stalin. Lenin se nos aparece como realmente era, tal y como Nadezhda Krúpskaya nos lo describe en sus Recuerdos de Lenin: un hombre cordial y sencillo, siempre dispuesto a aprender de las opiniones y experiencias de cualquier militante, un dirigente que comprendía que para hacer avanzar a las fuerzas de la revolución socialista es fundamental escuchar con atención todos los puntos de vista y estar permanente preparado para reconocer los errores propios y rectificar todas las veces que sea preciso. Eso sí, en cuestiones de principio Lenin era implacable. Ante los oportunistas o ante los dirigentes socialdemócratas que habían traicionado los principios del internacionalismo proletario, Lenin no conocía las medias tintas y denunciaba con rigor a quienes se habían convertido en un obstáculo al avance del proletariado revolucionario. Pero ante los militantes que mostraban dudas o que simplemente exponían opiniones discrepantes, Lenin era todo lo contrario.
    La situación de Rosmer en la Internacional Comunista cambió radicalmente a raíz de su V Congreso. Rosmer sufrió en carne propia el ascenso de la burocracia estalinista, un proceso que hunde sus raíces en el aislamiento de la revolución y en las dificultades internas de todo tipo por las que atravesó el país de los sóviets. También fue testigo del inicio de la campaña promovida por Stalin contra la Oposición de Izquierda. En Moscú conoció el llamado Testamento de Lenin, un conjunto de notas dictadas por Lenin a sus secretarias, en las que analiza la creciente burocratización del partido y del Estado soviético, y donde denuncia con rotundidad a Stalin recomendando que sea apartado lo antes posible de la Secretaría General. De vuelta en Francia, Rosmer difundió el Testamento entre los militantes del Partido Comunista Francés (PCF) siendo fulminantemente expulsado.
    La expulsión del PCF no interrumpió la labor política de Rosmer: inmediatamente empieza a publicar un nuevo periódico comunista, La Révolution Prolétarienne. Tras el exilio forzoso de Trotsky de la URSS, participó en la fundación de la Liga Comunista de Francia, la sección francesa de la Oposición de Izquierda Internacional.
    Las dificultades internas en la construcción de las fuerzas trotskistas (bolcheviques-leninistas) en Francia empujaron a Rosmer a retirarse de la militancia política. Pese a ello mantuvo una estrecha amistad y colaboración política con Trotsky, especialmente con la etapa abierta tras los procesos de Moscú y la represión estalinista durante la revolución española contra los militantes trotskistas, anarcosindicalistas y el POUM, que Rosmer denuncia activamente. Viajó en 1937 a los Estados Unidos a recoger testimonios contra la farsa estalinista, y colaboró en la organización de la Conferencia Constituyente de la Cuarta Internacional, realizada en noviembre de 1938 en su casa de las afueras de París.
    Rosmer se reencontraría con León Trotsky en México: el viejo revolucionario ruso encargó a su amigo que viajara acompañando a su nieto Esteban Volkov a su residencia de la capital mexicana, tarea que Rosmer y su mujer cumplirían con entusiasmo y dedicación. Los Rosmer pasarían una larga temporada en compañía de Trotsky y Natalia Sedova en la casa de Coyoacán, y abandonarían México poco antes del asesinato del revolucionario a manos de un agente estalinista.
    En sus últimos años Alfred Rosmer concentró todas sus fuerzas en escribir una historia del movimiento obrero europeo y conservar así, en beneficio de las siguientes generaciones de revolucionarios, la memoria de unos años decisivos. Este libro es parte de ese esfuerzo. Vale la pena leerlo y revivir con Rosmer aquellos apasionantes acontecimientos, que representan una fuente de enseñanzas muy útiles ante las nuevas oportunidades revolucionarias que abre la actual crisis del capitalismo.
    * * *
    En la edición de este libro hemos adaptado nombres propios a la forma usada en la actualidad, como en el caso de Andrés/Andreu Nin, y los topónimos en catalán. Las notas de la editorial están señaladas como tales a lo largo del texto. El resto son notas del autor.

    #UGT: En 2017 los salarios tienen que subir más que los precios


    Un trabajador es hoy 33 euros más barato para la empresa que en 2012

    UGT | viernes, 16 de junio de 2017
    Los datos de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL) del primer trimestre de 2017 reflejan que los salarios continúan cayendo, a pesar de que la economía crece, que las empresas ya han superado con creces la anterior crisis, y que están consiguiendo elevados beneficios. Un trabajador le costó a una empresa en este primer trimestre un total de 33 euros menos que en igual trimestre de 2012, y el trabajador percibió 13 euros menos. El discurso autocomplaciente del Gobierno del PP no se compadece en absoluto con la realidad que viven las familias, por eso UGT insiste en la necesidad de que los salarios aumenten este año entre un 1,8% y un 3%.
    El coste salarial por trabajador descendió en el primer trimestre del año un 0,2% respecto del mismo trimestre del año anterior. Es la tercera caída consecutiva en términos anuales. Por su parte, el coste laboral total no ha variado.
    La clase trabajadora fue la gran damnificada en la Gran Recesión, de 2008 a 2013; fue la que sufrió de manera más aguda los recortes de las políticas de austeridad que se aplicaron desde 2010; y ahora, que estamos en plena fase expansiva (2017 es el cuarto año de crecimiento consecutivo del PIB), sigue perdiendo, junto a los pensionistas, capacidad adquisitiva. Esta situación no es sostenible, ni por eficiencia económica ni por justicia social.
    El discurso autocomplaciente del Gobierno del PP no se compadece en absoluto con la realidad que están viviendo las familias en nuestro país, que ven cómo su bienestar se reduce a pesar de que el PIB aumenta. La Estadística de costes laborales ofrece otro dato para que el Gobierno recapacite y actúe en consecuencia: un trabajador le costó a una empresa en el primer trimestre de 2017 un total de 33 euros menos que en el primero de 2012, y el trabajador percibió 13 euros menos. Este es también el resultado de su gestión económica: una mayor devaluación salarial, la continuación de un modelo competitivo basado en la continua rebaja de costes laborales y, en definitiva, el empobrecimiento de la mayoría trabajadora de este país.
    Esta situación tiene mucho que ver con el aumento de la precariedad laboral que ha provocado la reforma laboral de 2012, que ha hecho que el empleo que se crea sea muy mayoritariamente temporal y a tiempo parcial involuntario, que aumente la rotación y que se reduzcan las retribuciones. Un empleo que no es garantía de llegar a fin de mes y que en muchas ocasiones, no permite siquiera salir de situaciones de exclusión social y riesgo de pobreza.
    Mientras esto sucede, el IPC creció en mayo a un ritmo anual del 1,9%, y se espera que termine el año con un incremento medio del 2,1%. Es decir, que mientras los salarios se reducen, los precios aumentan. Y en consecuencia, los trabajadores y las trabajadoras pierden poder de compra y calidad de vida.
    En este contexto, la actual propuesta de la patronal, con aumentos tan solo del 1 al 2%, y con medio punto adicional en función de criterios muy subjetivos y difícilmente realizables, resulta muy insuficiente, porque implica que la práctica totalidad de los trabajadores sufran una nueva pérdida de poder de compra.
    UGT y CCOO insistimos en aumentar los salarios en 2017 entre un 1,8% y un 3%, incluyendo también cláusulas de revisión salarial para evitar que aumentos imprevistos de la inflación anulen el incremento pactado. No es posible que los salarios no ganen poder de compra en 2017 con la economía creciendo el 3% y con las empresas obteniendo cuantiosos beneficios y repartiendo elevados dividendos.
    La recuperación económica no puede ser considerada como tal si no beneficia a la mayoría social, y para ello es imprescindible que se cree empleo de calidad y que los salarios aumenten por encima de los precios. El objetivo no es que crezca el PIB para unos pocos, sino que aumente el desarrollo del país para la inmensa mayoría. La patronal y el Gobierno deben recapacitar y situar sus propuestas en esta línea; si no, el diálogo social no tiene sentido.

    ETCL.PNG                        
     
    Valoración de Gonzalo Pino, Secretario de Política Sindical de UGT

    El capitalismo gana con la tragedia por Pascual Serrano


    Pascual Serrano 02/06/2017

    Aumentar letra Reducir letra
    El pasado mes de abril una triple explosión sacudió el autobús en el que viajaba el equipo Borussia de Dortmund (BVB), por suerte solo terminaron heridos el jugador Marc Bartra y un policía. Al principio se dio por hecho que se trataba de un atentado terrorista, pero luego se supo el verdadero móvil, que pasó más desapercibido y que apenas hemos parado a analizar.

    Al autor compró antes del ataque 15.000 derechos de venta de acciones a futuro del BVB. Su plan era que, tras su atentado, el valor del club se desplomaría y él se enriquecería tras haber asegurado la venta de sus títulos a un precio fijado anteriormente. Cuanto más bajaran las acciones del BVB, más dinero ganaría el criminal, que tenía asegurado un cierto precio de venta de antemano. Según los cálculos del diario Bild, podría haberse embolsado unos 3,9 millones de euros.

    El capitalismo también te puede hacer rico con las desgracias de los demás. Tu apuestas a la baja a que una empresa se va a arruinar y te forras cuando esa empresa tiene pérdidas, cierra, echa a sus trabajadores a la calle y muchas familias se quedan sin medio de vida. Si además tienes la capacidad de influir en ello, miel sobre hojuelas. Sería el caso de una empresa de calificación o de un fondo especulativo. Con sus maniobras pueden lograr que se hunda una empresa o la economía de un país y, de ese modo, ellos enriquecerse con esa ruina. No es verdad que en el capitalismo las personas ganen dinero solo cuando produzcan riqueza, también pueden ganar mucho dinero destruyéndola y provocando daño.

    En su libro Ébano (Anagrama, 2000), dedicado a África, el periodista polaco Ryszard Kapu?ci?ski cuenta la historia de un barrio a varios kilómetros de la localidad nigeriana de Onitsha, donde en mitad de la carretera hay un tremendo socavón donde los vehículos terminan engullidos. Aquella barriada ha desarrollado todo un sistema de diferentes equipos de salvamento que se ganaban la vida sacando del hoyo a los vehículos, muchos de ellos grandes camiones. El obstáculo supone horas y días de retraso para todos los que por allí deben pasar, y así lo tienen asumido. Como consecuencia -explica Kapu?ci?ski- numerosas tiendas viven de los clientes atascados en la larga caravana que consumen comida, bebida o tabaco. Incluso en unas casas vecinas se anuncia en trozos de cartón la palabra “Hotel”, donde se alojan muchos de los viajeros que se ven obligados a pasar la noche allí. También se habían multiplicado talleres locales de reparación para que los conductores aprovechen la espera para arreglar pequeñas averías que tenían pendientes o actividades de mantenimiento. También tienen más trabajo profesionales como los sastres, zapateros o peluqueros que eran recurridos aprovechando el tiempo muerto. De modo que la maldición de los conductores se había convertido en bendición para los habitantes y comerciantes de ese barrio. Ni que decir tiene que la gente impedía con todas sus fuerzas que se arreglase el agujero, pues era la salvación de su economía.

    Estos casos -el socavón en Nigeria o el atentado del Borussia- son la mejor metáfora del capitalismo. Un sistema que fundamenta su desarrollo y existencia en los problemas de los otros, y cuya solución es la peor de las noticias. En estos ejemplos se cumple el principio capitalista de no resolver los problemas o incluso provocarlos porque en ellos se encuentra el motor del funcionamiento del mercado y del enriquecimiento de algunos. Lo peor que podría hacer una empresa farmacéutica privada es curar de forma definitiva una enfermedad porque se iría a la ruina. Así se explica que hace unos años las autoridades españoles detuvieran a un guardia forestal acusado de provocar varios incendios. El hombre temía quedarse sin trabajo y llegó a la lógica conclusión de que, en el capitalismo, el mejor modo de garantizarte el empleo es multiplicar el problema que motiva tu contratación.

    Es curioso que se haya dedicado tanta literatura a exponer la ineficacia del papel del Estado o del socialismo y la consecuente necesidad de su derrocamiento, cuando quien lleva el germen de la necesidad de no solucionar los problemas y enriquecerse con ellos es el capitalismo y el mercado.

    El gobierno de Hollande lleva al Partido Socialista a la UVI por Villy _Meyer


    Willy Meyer 05/06/2017

    Aumentar letra Reducir letra
    Las elecciones presidenciales francesas han llevado al Partido Socialista Francés a su peor resultado desde 1969 con un 6% de los votos. Esta debacle anunciada tiene mucho que ver con las políticas llevadas a cabo bajo la presidencia de François Hollande y su Primer Ministro Manuel Valls orientadas, desde una escrupulosa orientación neoliberal, a desmontar los logros sociales conseguidos por el movimiento obrero y los gobiernos de coalición de izquierdas en Francia. En aplicación del manual de la socialdemocracia europea, practicado desde la presidencia del alemán Schröder, los socialistas se han convertido en el mejor instrumento para el capitalismo más agresivo que, sin contemplaciones, quiere garantizarse la acumulación de capital a costa de desmantelar las conquistas sociales, los salarios, las pensiones, la jornada laboral, las privatizaciones, en definitiva, terminar con cualquier atisbo de práctica gubernamental de izquierdas.

    Hollande defendió la supresión de la contribución que los empresarios estaban obligados a hacer a la Seguridad Social para atender a las cargas familiares: entre 30 y 35.000 millones de euros, y un recorte de los gastos del Estado por un valor total de 50.000 millones de euros en tres años. Esos recortes y las reducciones o congelaciones de los salarios, repercutieron negativamente en las pensiones y las ayudas a la vivienda. En ese contexto, Hollande y Valls llevaron adelante una reforma laboral “a la española”, es decir, flexibilizaron el trabajo (precarización) y atacaron la negociación colectiva para desmontar la acción sindical. Esa reforma laboral se saldó con una contestación social sin precedentes en la reciente historia de Francia. Desde marzo a septiembre de 2016 se produjeron 14 jornadas de lucha nacional (huelgas generales) contra la reforma, donde estudiantes y trabajadores ocuparon las calles, centros de trabajo y educativos para impedir ese ataque directo a las condiciones sociales de las personas trabajadoras. Además, el gobierno amplió la jornada laboral de las 35 horas semanales hasta 48 h y hasta 60 h con autorización previa.

    Y para llevar adelante esas políticas, el presidente Hollande, como no podía ser de otra manera, nombró a Emmanuel Macron, empleado y asociado a la banca Rothschild&Cie, su asesor (2012) y posteriormente su Ministro de Economía (2014). ¿Qué mejor que un banquero para garantizar sus beneficios a costa de las rentas del trabajo? En una carrera dentro del gobierno para ver qué ministro era más neoliberal, el entonces Ministro del Interior, Manuel Valls iniciaba una campaña de expulsión de personas de raza gitana y Hollande se ponía a la cabeza de los gobiernos europeos más proclives al uso de la fuerza militar en Malí o Siria.
    Con una caída de popularidad espectacular de Hollande y un Partido Socialista triturado por las movilizaciones populares, Emmanuel Macron dimitió en agosto de 2016 para organizar un partido neoliberal de centro-derecha, En Marche, que le permitiera continuar su excelente trabajo a favor de grandes empresarios y banqueros.

    Las primarias celebradas en enero por el Partido Socialista, como una reacción tardía de los militantes, daban el triunfo el exministro francés de Educación Benoît Hamon con un 58,65% de los votos frente a Manuel Valls, que obtuvo el 41,35%. Reacción tardía porque la apuesta por Hamon y su discurso, más a la izquierda, no podrían parar ya el destrozo de la práctica gubernamental derechista en nombre del Socialismo.

    En la disputa, dentro del Capitalismo Europeo, entre un modelo de excepción y contrario a la Unión Europea o reformista y pro-UE, la socialdemocracia ha jugado un papel activo a favor del capitalismo reformista hundiéndose en el fango de la incoherencia.

    Y ha sido su alumno Macron, el que se situó como mejor candidato frente a la ultraderechista Le Pen, ganando finalmente las elecciones en la segunda vuelta con un 65% frente al 34,5% de Le Pen, contribuyendo así a la continuidad de las políticas neoliberales en Francia y en la Unión Europea.

    En la campaña de las elecciones en la segunda vuelta, Macron fue jaleado por la Comisión Europea y las empresas de comunicación de la inmensa mayoría de los países europeos, como señal inequívoca de apoyo a la necesidad de contar con la Presidencia francesa para apuntalar el edificio calamitoso y neoliberal de la UE.
    Y, como de eso se trata, no tardó Manuel Valls, derrotado en las primarias del PSF, en anunciar que se presentaría en las listas del nuevo Presidente de la República Emmanuel Macron en las elecciones legislativas de junio, evidenciando así, su ductilidad ideológica al servicio de las élites en Francia.

    Frente a la debacle del PSF, el Movimiento “Francia Insumisa” con la participación del Partido Comunista Francés, el Partido de la Izquierda y otras organizaciones políticas y sociales, con Jean-Luc Mélenchon a la cabeza, se convertía en la esperanza de los valores de la izquierda alcanzando un 19,58%, un resultado que se debería consolidar en las elecciones legislativas de junio, como garantía para afrontar las políticas antisociales de la acción de gobierno bajo la presidencia de Macron.

    La defensa de un "proteccionismo razonable", el pacifismo a ultranza, la jornada laboral de 32 horas y una inversión masiva, de 500.000 millones de euros, para mejorar los servicios públicos y reindustrializar el país, fueron propuestas de “Francia Insumisa” que llegaron al corazón de la izquierda francesa.

    Mélenchon, como Lafontaine, antiguos militantes socialistas, dieron un paso ético muy importante, al renunciar a seguir en una socialdemocracia europea que abandonó cualquier atisbo de un discurso y práctica socialista para rendirse ante al Capitalismo del siglo XXI.

    Publicado en el Nº 307 de la edición impresa de Mundo Obrero junio 2017